Crianza ecológica                                                                Criança

 

 

La crianza ecológica es una alternativa que se plantea para los padres o familias que quieran acompañar a sus pequeños desde una óptica de respeto al ritmo, las necesidades afectivas y emocionales del bebé en la compleja aventura del desarrollo y tránsito por la fases de maduración del ser humano.

En algunos casos se trabaja incluso desde la posibilidad "convertirse en padres" para poder favorecer un entorno "ecológico" que cubra las necesidades del bebé y el sistema familiar y permita un mayor "contacto afectivo, emocional y con ello una mayor capacidad pulsátil en el bebé". Para ello se promueven espacios "ecológicos" dónde compartir, dudas, miedos, información que genera contradicciones en los futuros padres, etc."  Grupos de crianza o acompañamiento en familia.

Desde que el bebé es concebido, hay una capacidad de pulsación que puede ser preservada y cuidada desde el amor, el contacto energético, el respeto a sus necesidades, la comprensión de las dinámicas y cambios tan importantes que se dan en los sistemas familiares al acoger en el sistema a un nuevo ser.

Desde la Ecología de los Sistemas Humanos entendemos que el ser humano tiene una tendencia natural hacia la "autorregulación", sin embargo en el trayecto vital nos encontramos con la educación, los modelos educativos restrictivos o rígidos, la compulsividad al orden, la limpieza, etc.  que hacen que los pequeños poco a poco vayan perdiendo su capacidad de pulsación y la vivencia de placer en sus vidas. Todo ello reforzado por el propio carácter del adulto que ya ha perdido contacto consigo mismo y quizás sin darse cuenta reproduce modelos de relación que están limitados por su propia "coraza" o "armadura del yo".

 

Coraza del carácter o armadura del yo de la que Reich nos hablaba en sus escritos sobre prevención, por ello la intervención en los primeros momentos de la vida y en los primeros años es una clave para favorecer el desarrollo saludable del niño y la niña, para que sean más felices y se conviertan en adultos felices. Diría que el prevenir desde los tiernos años el desarrollo también protege de la tendencia a desarrollar  futuras patologías o dinámicas disfuncionales que condicionan las vivencias, el aprendizaje y el umbral de goce en  la vida.

 

Desde la Crianza Ecológica acompañamos los sistemas familiares, en caso de tener problemáticas concretas o ante cualquier duda que pueda surgir durante el crecimiento de sus peques. Entendiendo el crecimiento del sistema como un entorno expansivo y nutritivo dónde el niño y la niña pueden experimentar y vivirse y vivir desde la presencia con contacto, el respeto, la confianza, la tranquilidad, los límites, la autoridad funcional, la resolución de conflictos, etc;  dando a los padres y madres los medios para poder criar tomando en cuenta las verdaderas necesidades de su bebé, el niño, la niña,  el adolescente y el propio sistema familiar.

 

 

 

 

 

 Fotografía de : Objetivo Nomada